Recomendaciones rumbo a una España de economía circular en 2030 

Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp

Políticas como la “Estrategia España Circular 2030” o el I Plan de Acción de Economía Circular 2021-2023 están contribuyendo a que España se encamine con paso firme hacia un nuevo modelo económico basado en la economía circular. Con ese horizonte, el tejido empresarial también debe adaptarse a estos nuevos parámetros si quiere seguir siendo competitivo y responder a los desafíos y oportunidades que supone este nuevo paradigma sostenible.

En esa línea, el “Grupo de Acción en Economía Circular” de Forética ha elaborado una lista de recomendaciones para acelerar el cambio de modelo empresarial hacia una economía circular. Formado por 12 grandes empresas, ha presentado un documento de posicionamiento con una serie de recomendaciones destinadas a acelerar ese tránsito circular desde la acción empresarial. Las recomendaciones están divididas en tres bloques: Gobernanza, Acción y Alianzas de impacto, y en ellas se marca una hoja de ruta con desafíos y soluciones para cada uno de estas áreas.

Gobernanza. En España no existe un marco normativo común en materia de economía circular, sino que cada Comunidad Autónoma tiene su propia legislación en economía circular. Por esta razón el Grupo propone:

  • Unificar criterios a través de un marco nacional común que trasponga las directivas europeas en esta materia. Este deberá tener objetivos armonizados, mecanismos de implantación y alcances claros y comunes para todas las Comunidades Autónomas.
  • Activar los órganos de gobernanza recogidos en la Estrategia Española de Economía Circular y dotar a la Comisión de Residuos del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico (MITERD) de las atribuciones necesarias para aplicar normas y objetivos comunes de cara a para impulsar la economía circular en todo el territorio.

 

Acción. Es imprescindible acelerar el ritmo de las acciones en economía circular y reducir los tiempos de respuesta de las empresas ante los desafíos que se les presentan. Los nuevos marcos legales existentes como la Estrategia España Circular 2030, el I Plan de Acción 2021-2023 o el proyecto de Ley de Residuos y Suelos contaminados, impactarán de forma significativa en las empresas en este sentido. Sin embargo, los tiempos de respuesta que dichos marcos exigen de la acción empresarial no siempre se alinean con los recursos, incentivos o desarrollos que requieren las empresas para incorporar esas innovaciones circulares a sus procesos y productos. Para equilibrar ese desajuste se recomienda:

  • Definir de una hoja de ruta para acompañar a las empresas en la incorporación de los requerimientos legales en línea con los objetivos país y establecer incentivos para acelerar el proceso.
  • Regular, apoyar e impulsar la I+D+i, poniendo especial énfasis en la creación de modelos de colaboración público-privada y en la identificación de aquellas tecnologías palanca (blockchain, inteligencia artificial, desarrollo de nuevos materiales, reciclaje para el upcycling, etc,) que permitan impulsar la circularidad.
  • Profundizar en el estudio de problemas relativos al origen y composición del littering o basura marina o al impacto en la salud humana de los microplásticos, en consonancia con los requerimientos de la próxima Ley de Residuos y Suelos Contaminados.
  • Apoyar, guiar y definir pautas de ecodiseño, aplicando un enfoque del Análisis del Ciclo de Vida (ACV) que facilite una visión más completa sobre la sostenibilidad de los productos. Se busca, de esta manera, evitar incrementos injustificados de las tasas que han de pagar los productores (‘tasas ecomuduladas’).
  • Establecer un enfoque de ‘circularidad por diseño’, que amplíe la circularidad de un producto teniendo en cuenta no solo sus elementos materiales, sino también los aspectos relacionados con la energía.
  • Potenciar la eficiencia en las plantas de selección de envases y en los recicladores, con el objetivo de tener evidencias de que el trabajo de ecodiseño se complementa con el reciclado efectivo de los envases.

 

Alianzas. El documento aboga por la articulación de alianzas y acciones de colaboración efectivas entre todos los agentes económicos y sociales implicados en la transición circular. Para ello, propone:

  • Definir unas pautas claras por parte del sector público sobre las claves de estas alianzas, que sirvan como guía a los actores implicados de cara a materializar un ecosistema circular.
  • Crear canales de comunicación permanentes que hagan posible la colaboración público-privada.
  • Favorecer el desarrollo de proyectos piloto de carácter público-privados en nuevas tecnologías y potenciar así la inversión privada en innovación.
  • Identificar sinergias o áreas de colaboración entre los distintos sectores, así como mecanismos que ayuden a implementarlas.

 

Más información: foretica.org

 

Otras noticias que pueden interesarte